Batalla de Isla Terceira: Don Álvaro de Bazán

Recordando el post que puse sobre Blás de Lezo y Olavarrieta y mi comentario sobre mi amigo que decía que siempre habíamos perdido contra los franceses y que nuestro imperio no fue nada, pongo aquí otra entrada sobre una parte de nuestra historia, otra vez contra nuestros vecinos franceses y otra vez de nuevo en desventaja numérica.

De siempre me ha gustado la historia en general y la española en particular, pienso que sabiendo el pasado no cometeremos errores en el futuro, y para entender el presente hay que saber el pasado, investigando un poco (gracias Wikipedia y Google) encontré esta entrada en la Wikipededia que habla sobre la batalla de Isla Terceira, situada en las Azores.

La división española contaba con 26 naves al mando de Don Álvaro de Bazán, la división francesa contaba con 60 navíos al mando de Philippe Strozzi, esta batalla tiene la particularidad que fue la primera batalla en la que participaron galeones de guerra.

Esta batalla tuvo como origen el miedo de Inglaterra y Francia de que Felipe II de España fuera reconocido como rey de Portugal, pudiendose convertir en uno de los monarcas más poderosos de toda la Historia, para evitar esto Francia e Inglaterra apoyaron a Don Antonio.

Puestos en antecedentes os copio y pego de la Wikipedia como fue la Batalla y como 26 navíos españoles tuvieron una batalla y victoria APLASTANTE  sobre los 60 navíos franceses.

La flota española estaba mandada por el gran marino militar Álvaro de Bazán, Marqués de Santa Cruz y Capitán General de las Galeras de España. Mandaba dos galeones del rey, 10 naos guipuzcoanas, ocho portuguesas y castellanas, 10 urcas flamencas y una levantisca y cinco pataches. Pero dos de las urcas desapàrecieron en la noche del 24 de julio, tres naves se demoraron en Lisboa, la levantisca llegó tarde y uno de los pataches había sido apresado, por lo que, en el momento del combate, solo tenía 25 bajeles de guerra.

El mando de la flota francesa lo tenía Felipe Strozzi, hijo de Pedro Strozi, Mariscal de Francia, y le secundaba Charles de Brisac, Conde de Brisac, también hijo de Mariscal de Francia. Se encontraba en ella D Francisco de Portugal, conde de Vinioso. Llevaban 60 navíos con entre 6.000 y 7.000 infantes y arbolaban la bandera blanca con la flor de lis dorada.

El 21 de julio llega el marqués a la isla de San Miguel, con solo 27 naos y la mitad de la tropa prevista. Manda dos pataches para notificar su llegada al gobernador y decir al almirante Peijoto que se una a su escuadra, y fondea el 22 en Villafranca para hacer aguada. Le sorprende el recibimiento hostil de los lugareños, recibiendo los esquifes algún arcabuzazo. Pero le dicen que son leales a Felipe II y que deberían dirigirse a Punta Delgada. En esto llega una carabela comunicando que había salido de Lisboa con otras dos carabelas y dos naos. Que las dos carabelas habían sido apresadas por los franceses y que las naos habían conseguido escapar como ellos. Uno de los pataches de descubierta viene con las noticias del apresamiento de los dos pataches que se habían enviado a Punta Delgada. Ante la evidencia de la presencia de la flota francesa, acelera la aguada y se hace a la mar, avistando más de 60 velas que estaban ocultas al otro lado de la isla.

EL COMBATE

La falta de viento deja a las dos escuadras inmóviles, y con la brisa del anochecer, los españoles se dirigen hacia la mar y los franceses hacia tierra.

A media noche llega a la Capitana de Bazán una pinaza con noticias de Punta Delgada. El gobernador le comunica que los franceses habían desembarcado con 3.000 hombres en la isla el 15 de julio, saqueando la villa de La Laguna y tomando Punta Delgada, salvo el castillo. Que el almirante Peijoto, en vez de hacerse a la mar, se arrimó al castillo, resultando apresadas las naves guipuzcoanas y varadas en los escollos dos carabelas y dos galeones. Que la gente de los barcos se había refugfiado en el castillo, por lo que con más de 500 hombres, pudo resistir. Y que al ver que los franceses se retiraban, en vez de hacerse fuertes en Punta Delgada, supusieron que había llegado la escuadra española, por lo que despacharon la pinaza para avisarles.

Al amanecer la flota francesa, que tenía barlovento, intenta romper la formación española, sin conseguirlo. Repite el intento dos veces más durante la mañana, ya que por la tarde, el viento vuelve a calmarse, dejando inmóviles a las dos flotas.

En al amanecida del 24, la situación sigue igual. A ls cuatro de la tarde, los franceses, en tres columnas, atacan la retaguardia que manda Miguel de Oquendo, con sus cinco naves guipuzcoanas. La presteza de Bazán en cerrar la formación hace fracasar el ataque, y los franceses se ven obligados a retirarse con daños, pero conservando el barlovento.

Bazán da orden a sus barcos de que esa noche, al ponerse la Luna, sin más órdenes y sin luces, viren para ganar barlovento, esperando así encontrase al amanecer a barlovento de los franceses, como así fue.

En la mañana del 25, se encuentra por tanto Bazán a barlovento de los franceses, y además, la formación francesa está desordenada, al estar reparando las averías del combate de la tarde anterior. Sin embargo, Bazán no puede aprovechar esa oportunidad, pues a la nueve de la mañana, la nao de Cristóbal de Eraso, su segundo en el mando, pide auxilio pues se ha desarbolado. Bazán le da remolque y se pierde la ocasión de atacar.

El 26 de julio amanecen las dos flotas a tres millas una de otra , y a 18 millas de la isla de San Miguel, estando la francesa a barlovento. Siguen navegando de orza, y parece que tampoco va a haber combate.

El Galeón San Mateo

Después del mediodía, el galeón San Mateo, que lleva de maestre de campo a D. Lope de Figueroa se aparta de la línea hacia barlovento. Los franceses creen que pueden aislarle de la línea española, y se dirigen hacia él la Capitana, la Almiranta y tres galeones. Figueroa acepta el combate, y sin disparar sus cañones, se ve abordado por la Capitana (por babor) y la Almiranta (por estribor) mientras los otros tres galeones le hacen disparos por proa y popa.. Cuando las dos están naves está muy cerca, dispara su artillería, produciendo grandes daños a las franceses, y repite la descarga antes del abordaje. Pone tiradores escogidos en la gavias que barren las cubiertas francesas. Siendo el San Mateo ya una boya, sin jarcias ni velas, mantiene combate durante dos horas. Tuvo que dar orden D. Lope a sus hombres para que no pasasen a la Capitana francesa, que se había rendido, para mantener el combate con la Almiranta.

El resto de las flotas

los franceses atacan la línea española, que se mantiene en buen orden. El marqués suelta el remolque que llevaba, y se dirige a apoyar al galeón San Mateo, al igual que el grupo de retaguardia, que llega antes. La nao Juana del capitán Garagarza aborda a la Capitana francesa, abarloada al galeón, mientras Villaviciosa lo hace con la Almiranta. Acuden naves francesas, que se amarran a estas últimas, y se forma un grupo de barcos en que los hombres combaten unos con otros. Miguel de Oquendo se mete a toda vela entre el San Mateo y la Almiranta francesa, disparando contra ella al estar en medio. Con esta maniobra, rompe las amarras y hunde el costado de la nave francesa, a la que se aferra.

Cuando llaga D. Álvaro, viendo que sus barcos están dominando la situación, y, al ver que la Capitana francesa, que mandaba Strozzi, se separa del San Mateo, la aborda, al igual que la nave Catalina. En una hora, el navío francés se rinde.

Al dar por perdidas la Almiranta y la Capitana, los franceses que no están trabados a naves españolas se retiran, terminando el combate a las cuatro horas de empezar.

Resultado de la batalla

Por parte española hubo 224 muertos y 550 heridos, y, aunque no se perdió ningún barco, todos quedaron con averías.

Por parte francesa se perdieron 10 naos grandes, y se calcula que hubo unos 2.000 muertos, entre ellos el general Felipe Strozzi.

Después de la batalla

El día 30 fondea la escuadra española en Villafranca, desembarcando heridos y prisioneros y empezando sus reparaciones.

Se inicia un juicio contra los prisioneros, acusándoles de piratas, ya que España y Francia estaban oficialmente en paz. Los franceses alegaron no ser piratas, y que tenían despachos del rey de Francia, pero D. Álvaro dio por falsos esos documentos, condenándoles a muerte. El 1 de Agosto, en Villafranca, fueron degollados 28 señores y 52 caballeros, y ahorcados los soldados y marineros de más de 18 años de edad.

El Prior de Crato huye de la isla Tercera, embarcando en las naves francesas fugitivas.

Con esto queda dicho ( si habéis leído hasta aquí) que la armada española tuvo el sobrenombre de La Armada Invencible por algo.

Lo que me da pena es que pocas personas (me incluyo) no sepan parte de nuestra historia y si sepan historias de otros héroes de países extranjeros que muchos ni les llegaban a la suela de los zapatos a personajes como Don Blás de Lezo y Don Álvaro de Bazán

Anuncios

Acerca de Comité
Comité de Empresa Abeinsa EPC

6 Responses to Batalla de Isla Terceira: Don Álvaro de Bazán

  1. Goyix says:

    El tema está en porque no se habla nada de estos personajes. Los ingleses hablan de heroes suyos y de otros paises sólo cuando no se han enfrentado a ellos o los han derrotado. Curiosamente Bazán y Lezo murieron invictos. Un saludo.

  2. erito says:

    La verdad que “duele un poco” el que no se hable de la magnifica historia de España, aquí tenemos la creencia popular que somos un país de pandereta (hay veces que si), que todo lo extranjero es lo mejor y parece que nos han inculcado que somos personas de segunda.

    Esto no es así, España no fue un país de pandereta y no lo es hoy (a veces si), hemos tenido unos héroes y una historia que TODOS LOS PAÍSES DESEARÍAN TENER, pero por H o por B parece que renegamos de ellos, ojala hicieran una película de Bazán o de Lezo y no las que hacen ahora.

  3. Goyix says:

    Lo cierto es que hay un sector de nuestra sociedad que reniega de los que lucharon por que ellos vivieran un presente mejor. Fijate sinó en el enlace que te paso, observa como este señor se dedica a hacerle el juego a los anglosajones, ignorando y ninguneando todo lo que huela a español:

    http://blog.masterzen.net/2006/08/27/top-ten-19-almirantes-famosos/

    Un saludo.

  4. erito says:

    Si la persona que lleva ese blog supiera porqué se perdió en Trafalgar…, siempre están los franceses para meter la pata, hoy en día se conoce a Nelson por cuestión de marketing, era un gran marino, pero Gran Bretaña sabe venderse muy bien y Nelson hoy en día es cuestión de Marketing puro y duro.

    Los otros no los conozco, estoy bastante pez en ese tema pero creo que Churruca le dio un buen repaso incluso perdiendo.

  5. Goyix says:

    Ahi si es cierto que hay gente muy valiosa pero hemos tenido gente que durante decadas fue autenticos terrores para las marinas extranjeras, gente que les causo derrotas terribles en batallas decisivas aun estando en condiciones defavorables, gente que murio manteniendose invicta. Esos datos no los tienen muchos, diria que sólo dos o tres marinos y militares. Un saludo.

  6. Juan says:

    Muy buen aporte. Al que te dijo eso sobre los franceses le puedes recordar las humillantes derrotas que les hizo el Gran Capitán en las Guerras de Italia de las que salieron bien escaldados tengo varios post en mi blog. Ahora estoy preparando una artículo sobre Bazán y esta información que aportas es muy valiosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: