Camellos por una noche

Leyendo el post de erito me he animado a contar yo mi experiencia de la noche del sábado pasado.

Serían la 1:30 de la madrugada cuando iba con un amigo en su coche y al salirnos de la autovía nos para la Guardia Civil, señalándonos con una linterna, y al vernos y decirnos “Buenas noches”, nos pide que paremos en la isleta central. Creíamos que era un control de alcoholemia, y al ver que ibamos dos chavales jóvenes en el coche, pues que se lo harían a mi amigo (era él el que conducía), pero no fue así.

Le piden a él el carnet de conducir y le preguntan que a que veníamos, mientras yo estaba a mi puta bola… y me señalan con la linterna y me piden el DNI… yo pensando para que lo querrían y que donde estaba la boquilla para el control de alcoholemia… cosa que más tarde nos dimos cuenta que no habría…

Una vez le entrego mi DNI, nos piden amablemente entre dos Guardia Civiles, con botas militares y cara de mala leche, (uno en cada puerta) que nos bajemos del vehículo, cosa que hacemos (yo pensando que sería tipo película, que nos cachearían xDDDD… pues casi casi lo hacen 😛 ) mientras nos preguntaban:

– “¿¿Llevais algún tipo de estupefaciente o arma en el vehículo??”

Nos quedamos sorprendidos con la pregunta… y le respondimos que no. Nos pide uno de los agentes que nos vaciemos los bolsillos en el capó, y que nos los saquemos para comprobar que no llevabamos nada más. Cuando me fijo en el otro agente, me pregunta que si la mariconera y el macuto que llevaba en el coche eran mios, y me vuelve a preguntar:

– “¿¿Llevas algún tipo de estupefaciente o arma??”

A lo que mi respuesta os la podeis imaginar… “No, nada”, y acto seguido empeiza a registrarme a fondo el bolsito y por encima el macuto, luego la guantera y el coche por encima… y el otro agente mientras registrándole también a fondo la cartera a mi amgio, no se que esperaba encontrar el agente en una cartera… pero hubiera lo que hubiera lo habría encontrado, porque vaya registro…

Nos devuelven nuestras cosas y nos piden que abramos el maletero mientras nos vuelven a preguntar eso de…

– “¿¿Llevais algún tipo de estupefaciente o arma en el vehículo??”

A lo que respondemos nuevamente que no, le abrimos el maletero y parecen que quedan satisfechos, cuando nos dicen que sigamos nuestro camino. Mi amigo le pregunta que porqué nos han parado, y su única respuesta fue: – “Control rutinario”.

No teníamos nada que ocultar, pero nos fuimos de allí con mal sabor de boca, y con la sensación de ser unos camellos, “camellos por una noche”. Al final todo quedó en una anécdota y en una pequeña charla sobre lo sucedido mientras continuábamos nuestro camino, flipando un poco por lo sucedido.

Respondiendo a erito en su anterior post… NO me ha pasado lo que a ti, ya que a mi no me han visto cara de bueno como a ti (cosa bastante discutible xDD), sino cara de cabrón, de camello y de llevar armas (en esto último no se equivocan, ya que aunque no llevo, me encantan las armas). Espero que os haya entretenido mi historieta, y ahora que lo pienso, resulta hasta curioso todo lo que nos pasó, aunque en el momento nos sentó un poco mal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: